miércoles, 5 de diciembre de 2012

Judith Gociol y la historieta argentina de todos los tiempos y todo el país


Judith Gociol es periodista cultural especializada en historieta. Desde ese campo realiza una muy importante labor de estudio, rescate y difusión de la historieta argentina, tanto desde el ámbito editorial como desde instituciones del Estado nacional. A diferencia de los que sucedía hasta no hace más de una década atrás, ella y los colegas con los que trabaja, la abordan enfocándose en todo el territorio argentino, con una visión realmente federal. En ese sentido están cubriendo un vacío y deuda que presentaban estudios y emprendimientos previos.
Es la coautora de un libro clave e enciclopédico (por la magnitud) “La historieta argentina. Una historia”. Asimismo, es una de las responsables de la muestra y libro “Nos tocó hacer reir” que aborda la historieta nacional en su conjunto y se conformó para ser presentada en la Feria del libro de Frankfurt, Alemanía, con motivo del Bicentenario argentino. Muestra que luego fue ampliada y presentada en varias ciudades del país y el exterior (Brasil).
Su labor más reciente, desde la Biblioteca Nacional, está centrada en la conformación de una biblioteca de historieta argentina editada en todo el país, al igual que eventos y publicaciones de rescate.

Judith Gociol dibujada por Daniel Paz


Sos periodista cultural y llevás bastante tiempo dedicada a trabajar sobre la historieta argentina. ¿Cómo, cuándo y por qué comenzaste a dedicarte a investigar sobre la historieta? 
La primera nota que hice, cuando todavía estudiaba periodismo, fue para la revista Todo es Historia y era sobre historieta. De la revista nos pidieron un sumario con notas y a nosotros se nos ocurrió que podíamos ver cómo la historia se reflejaba en la historieta y nos la aceptaron. Ese fue el germen de todo.



En el año 2000, junto a Diego Rosemberg publicaste el libro “La historieta argentina. Una historia”, lo que sería una obra monumental por el volumen de investigación y si se quiere el tamaño del libro. Hoy es un libro de referencia ineludible. ¿Cómo fue realizar este trabajo y qué lo motivó? 
Propusimos el libro a Ediciones de la Flor porque yo ya venía trabajando con ellos en algunos textos ligados a la historieta (el prólogo de Toda Mafalda, los textos introductorios a Todo Boogie y 20 años con Inodoro Pereyra, ambos de Roberto Fontanarrosa) y en ese camino de consultar bibliografía me dí cuenta que  historia de la historieta argentina más abarcativa que estaba publicada, la realizada por Carlos Trillo y Guillermo Saccomanno, había sido publicada un par de décadas antes y. por lo tanto, no abarcaba fenómenos muy importantes (empezando por ellos mismos) que hacían  a la historia del género. Entonces le propusimos a Daniel Divinsky actualizar esa historia, y lo hicimos con otra estructura para no repetir –justamente- la de Saccomanno/Trillo. Ahora también habría que actualizar nuestro libro. Cuando lo escribimos estaba en una de esas “mesetas” que tiene el género y no da cuenta de lo mucho, en cantidad y calidad, que se hizo después de los 90, tanto dentro como fuera del país. Mostrar lo que se hizo lejos de la Capital es otra de nuestras deudas pendientes

Tapa del libro - catálogo "Nos tocó hacer reir"




Si mal no tengo entendido, fuiste la promotora y curadora de la muestra y el libro “Nos tocó hacer reir”, que se presentó en la Feria del libro de Frankfurt, Alemania, con motivos del Bicentenario argentino. ¿Cómo fue realizar este trabajo y qué repercusión tuvo? 
Nos tocó hacer reir nació a pedido de la Cancillería. No fue un proceso fácil en su realización (que no llevé yo sola adelante sino con el diseñador gráfico Christian Argiz y la diseñadora de montaje María Paula Doberti con los que armamos un buen equipo) pero que ha dado muchos frutos porque sin que nos lo propusiéramos la muestra empezó a rodar, de un lado a otro, sin buscarlo y eso nos pareció un acto de justicia: que aunque fuera pensada para Alemania estuviera luego en la Argentina y no sólo en la Capital sino en Rosario, La Plata y otros espacios.

"Nos tocó hacer reir" en La Plata, anexo Malvinas

En 2011 la muestra fue ampliada con el anexo dedicado a historietas sobre Malvinas. ¿Qué repercusión tuvo esta muestra? 
Ese anexo fue sumado a propósito de los 30 años de Malvinas y fue interesante porque da cuenta de lo que se ha producido desde entonces. NI para la historieta ni para el humor gráfico ha sido simple –y no les aún hoy- tocar un tema todavía socialmente muy sensible y poco (y mal) elaborado colectivamente.

"Nos tocó hacer reir" en Brasil

Desde hace un tiempo también estás formando en la Biblioteca Nacional una biblioteca dedicada a la historieta argentina. ¿Cómo nació este proyecto y en qué etapa se encuentra? 
El proyecto lo propusimos José María Gutiérrez y yo a Horacio González y el director aceptó que se generara un espacio dedicado a la historieta y el humor gráfico argentinos en la Biblioteca Nacional. Así que desde principio de año avanzamos en la reunión de material (libros, revistas, fotos, originales, bocetos), en la preparación de una muestra en homenaje a Carlos Trillo y otra a Calé y en la publicación de dos libros: la reedición del Fausto, ilustrado por Oski, junto con EUDEBA y la edición de una de las primeras historietas nacionales, Aventuras de un matrimonio sin bautizar, a instancias de Federico Reggiani y Roberto Mutinelli




Algo que destacaría como una valor extra a este proyecto que estás llevando adelante, es que lo están encarando de forma muy federal, ya que tiene en cuenta a las publicaciones y autores del llamado “interior” del país, cuando lo acostumbrado siempre fue no tenerlos muy presentes. Digo esto porque cuando generalmente se habla de “historieta argentina”, al menos hasta principios del siglo XXI, se refiere a la publicada en Buenos Aires, la que luego se diferencia de la de otros lugares del país.
¿Por qué lo encaraste de este modo, más amplio al acostumbrado? 
Es que yo misma cometí ese error del que me avergüenzo así que trato de ir reparándolo en la medida en que puedo, dónde y cómo voy pudiendo. Ahora que las comunicaciones y las tecnologías acortan algunas distancias, no tengo –ni tenemos- excusas para no hacerlo.





La Duendes en “Nos tocó hacer reir” y la Biblioteca Nacional
Desde La Duendes, como editora de historietas que funciona desde Patagonia (desde el llamado “interior”), valoramos y agradecemos la tarea que Judith Gociol realiza junto a sus colegas, ya que desde 2010 nos integró tanto en la muestra-libro “Nos tocó hacer reir”, como en la biblioteca que se está conformando desde la Biblioteca Nacional.
Hoy, en esta biblioteca, se pueden encontrar tanto los 40 títulos de La Duendes actual, como las viejas publicaciones que editamos en los años 90, cuando éramos “La Duendes del sur” y “El Espejo. De los dibujantes del sur”, como así también publicaciones independientes de Patagonia de los años 90.