martes, 24 de abril de 2012

LOS SUEÑOS DE PIEDRA de Fer Gris, por Germán Cáceres

 (La Duendes, Comodoro Rivadavia, 2011, 78 páginas)

Fer Gris (1976) es el responsable del guión y de los dibujos de este singular libreto de ópera en dos actos, cuya música –que sería sumamente interesante escuchar- se atribuye a Gabriel Celli.
La historieta registra un mundo habitado por pájaros exóticos, unicornios, gatos, mujeres con alas, peces, árboles retorcidos, aves, delfines, mariposas. En un edificio monumental emparentado por su aspecto con templos de antiguas civilizaciones, funciona una oniroteca, en la que los cronistas registran los sueños que la gente les refiere. Los interiores del recinto son inmensos laberintos decorados con ornamentaciones orientales. Bellos arabescos pueblan las viñetas, varias de ellas de página entera.

Una cronista, Plumazul, ingresa al alma de un colega, Piedrazul, que no puede recordar sus propios sueños. Plumazul, al intentar rescatarlos, descubre que luego, en la realidad, se convierten en estatuas, y por ello él se los olvida. Es un retorno al más puro surrealismo, en el cual los procesos oníricos son los protagonistas: “Si todos están en los sueños de todos!”, exclama un personaje.
La imaginación del autor forja paisajes extraños, hechos de filigranas saturados de líneas que se entrelazan como si persiguieran el infinito. Abundan minuciosos detalles de plantas y de troncos de árboles que gestan un mundo que parece estar colmado de hadas.
Después del libreto operístico, una sección “AExtras” presenta ilustraciones que funcionan como cuadritos desprendidos de la historieta, en las que el dibujante da rienda suelta a su virtuosismo gráfico, de notoria belleza visual.
“Zoo Circular” continúa en la misma línea estética, que evoca la de Enrique Alcatena, maestro con quien estudió nuestro artista, pero los dibujos están centrados en animales fabulosos, un bestiario con quimeras y seres mitológicos de distintos orígenes. La última lámina, una alegoría de “Las Duendes”, es magistral


Fer Gris podría estar formando parte –junto a Mariano Antonelli- de una vanguardia historietística que experimenta nuevas rutas expresivas con el propósito de renovar este fascinante noveno arte.

Germán Cáceres