martes, 12 de junio de 2012

Entrevista: Juan Dalfiume (segunda parte)


Juan Dalfiume, italiano de nacimiento, es uno de los maestros surgidos de la historieta argentina. Dibujante de un estilo muy personal y expresivo, dio vida a uno de los personajes claves de la historieta nacional, del género del western y  de notable repercusión entre los lectores de los años 70 y 80: Jackaroe (el personaje de “la mirada”, como lo definió su dibujante).
Cualquier persona que sepa apreciar mínimamente el trazo de un “buen” dibujante, no puede dejar de citar a Dalfiume, como así también se debe destacar su cualidad de notable narrador gráfico. Se podría decir que es un “historietista puro”.
Se inició como profesional en publicaciones claves de la historieta nacional como Misterix, Hora Cero o editorial Yago y colaboró con guionistas notables, como Oesterheld, Robin Wood, Carlos Trillo, Julio Alvarez Cao, Jorge Morhain o Ray Collins. Desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en Editorial Columba, donde sus personajes alcanzaron una gran masividad y repercusión. Allí, en Columba, dibujó 4.800 páginas, sólo contabilizando cuatro personajes, lo que da cuenta de un notable profesional que supo combinar producción y calidad.
En la revista Súperhumor incursionó en lo que se conoce como historieta “de autor”, junto a Carlos Trillo o de forma individual.
Sus trabajos también se publicaron en numerosos países del exterior.



 
Con Avarez Cao realizó Pier El Corso, ambientado en la selva de Brasil. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Alvarez Cao, a quien todos los que lo conocieron señalan como un muy gran guionista? ¿En qué consistía la serie?
Fue  Alvarez Cao, un excelente guionista, con contenidos humanistas y sociales. Pier era un lindo personaje, tenia muchas posibilidades , por la época y el ambiente. Transcurría a principios del siglo XX, con aventuras entre cangaceiros, aborígenes, prostitutas, matones y todo lo que se te pueda ocurrir respecto a bajos fondos. Muy rico.


Para alguien que dibuja, algo que llama mucho la atención de su trabajo, es la gran plasticidad y expresividad del mismo, tanto de las figuras, escenografías, la forma de entintar trabajando con la pluma y el pincel. ¿Cómo arribó a ese estilo, cuáles serian sus influencias, su técnica de trabajo? ¿Su búsqueda gráfica pasaba por algún punto determinado?
Es muy difícil definir la concreción de un estilo, porque en esencia es dinámico. Por ahí una línea, una mancha, cualquier solución de alguien que uno admira, son cosas que se incorporan por simple identificación, porque están en consonancia con la propia sensibilidad. Hasta que, al fin, este caudal de ingredientes, mas algunos de orden personal se transforman en un estilo. Recuerdo una lección de la Panamericana (allí hice un curso por correo, y años mas tarde fui docente en esa mítica escuela) en la que Pratt muestra las técnicas del pasado a tinta. 1º Todo a pluma. 2º Todo a pincel. 3º Pluma y pincel. Yo opte por esta última, en la variante: Primero mancha a pincel y final a pluma.( puede ser al revés). Si se mira con detenimiento mi dibujo, " se ve " esta técnica. En cuanto a lo grafico hay pautas básicas que yo creo hay que respetar. Por ejemplo un cierto equilibrio del blanco y negro, salvo que el propio estilo este en algún extremo. Una composición básica de la pagina y de cada cuadro. Un equilibrio entre los primeros planos, los medios y los generales..  En fin lo básico, es en definitiva, la técnica misma. Y luego la sensibilidad de cada uno en lo plástico.

Ilustración de Dalfiume con su personaje Jackaroe, 1975

A usted, a través de su trabajo, se lo percibe como a un gran narrador gráfico, como a un “historietista” puro. Esto se evidencia en los diseños de página, los encuadres, el modo de dibujar los personajes, etc. ¿Usted lo siente del mismo modo?
La definición que haces de mi, me gratifica mucho y mas viniendo de otro dibujante. Siempre la tendencia de mi trabajo fue hacia una consolidación que contara, en términos generales, con los atributos con los que hoy me adornas.


Página de historieta con guión de Oesterheld, publicada en revista Casco de Acero, 1962.

Algo que me llamó mucho la atención, fueron varias tapas de revistas D`Artagnan de los años 70, ilustradas por usted con el personaje Jackaroe. ¿Cómo las realizó, con qué técnica?
Fueron pintadas con la técnica del acrílico.  Hice varias tapas, además de las de Jackaroe, unas 30 en total. Las que eran de personajes, en general, no siempre, las hacia en base a bocetos de los dibujantes de esos personajes. Roland, Kabul, Big Norman, Argon, Killroy, etc.

Al ver la calidad de los trabajos y los autores que colaboraban en Columba en los años 70, y comparándola con décadas previas y posteriores, ¿se podría decir que la del 70 en Columba fue una especie de “edad dorada”?
 Creo que esto se puede afirmar, sin temor a equivocarse.

Página de unitario  en la revista Súperhumor 29.

¿Con cuáles guionistas trabajó y cómo era su forma de trabajo?
Los guionistas con los que recuerdo haber trabajado son: Mandrini, Almendro, Grassi, A. Rosso, Antonio Diaz,Muñoz Cabrera,  Herlitzka, Oesterheld, Rafael Dente, Wood, Collins, Morhain, Alvarez Cao, Trillo, Saccomanno, seguro que me olvido de alguno.  Siempre trabaje igual: Lectura total del guión. Búsqueda de documentación. Una previsualización de los personajes con algunos bocetos, y  adelante !!


¿Cómo vivió el cierre de Columba?
 Con muchísima pena. Murió con esa gran editorial toda una época, y no solo eso, sino la posibilidad cierta de una de las fuentes de trabajo mas importantes  que nunca tuvo el país. Hoy las nuevas generaciones no tienen donde publicar, salvo escasísimas excepciones,  donde afilar las uñas. Y lo peor , creo, es que la gente perdió la costumbre de comprar revistas de historietas, porque el mayor caudal de ventas fue, no lo dudes, Columba.

Jackaroe

¿Cómo fue la experiencia de la revista Turay, en el año 72?
Turay iba a ser una especie de cooperativa, pero cuando se empezó a hablar de derechos de reproducción, devolución de originales, unido a la escasa venta inicial de la revista, hizo que la Ed. Julio Korn terminara con todo. Allí hice John Juan, un personaje de Mandrini. Estaba bueno. Duro lo que la revista. Poco.


En los 80 dibujó la historia del “bandido rural” Bairoletto, que se publicó como un extenso suplemento en la vieja Fierro. ¿Lo realizó por encargo o por iniciativa propia? ¿Cómo fue realizarlo?
Fue  por encargo, y lo hice con la técnica de la aguada. (muy cara a Pratt, por cierto, que siempre fue mi máximo ídolo )
Dos páginas de Bairoletto, historieta que realizó para la revista Fierro (primer época), basada en la vida del bandido rural.


Otras historias suyas que recuerdo muy personales, fueron las que realizó para Súperhumor con guión de Trillo, en particular un episodio de un cautivo. ¿Fueron realizadas especialmente para la revista?
Si, a esto ultimo. En la historieta del cautivo, el guión es mío, como el de varios otros de los que mencionas.  Algunos  fueron de Trillo.


¿En qué países publicó, además de Argentina?
En EE.UU, para el Charlton Group , Unitarias de la Segunda Guerra . Para editoras escocesas e inglesas, historietas sobre la Primera y Segunda  Guerra. Para Eura de Italia, algunas series de cowboys y unitarios también. Republicaciones en Brasil, Francia, España e Italia. Y quizás en otras partes que yo ignoro, esta posibilidad existe, en el mundo editorial, siempre.

Dos páginas de dos historietas publicadas en Italia, en las revistas Lancio Story y Skorpio, 1988 y 1987.

 ¿Qué es para usted la historieta de “aventuras”? 
Cuando uno esta en contacto con la naturaleza, algo nos sucede, algo nos embarga, hay una cierta felicidad en el contacto con el afuera.. Lo tenemos en los genes, por eso la pasión por la caza, por la pesca, los deportes extremos, o no, pero en los espacios abiertos, el montain bike, el motocross. Nuestro espíritu se expande, se regocija, volvemos al origen, a lo ancestral, a lo atávico. De alguna manera somos otra vez cazadores  primitivos corriendo tras la presa que salvara al grupo. Y ahí esta la aventura, en las cosas que pasan en esa zona afuera del mundo protegido, controlado y tranquilo de lo cotidiano. Ahí es donde se nutre la historieta de aventuras. 

Dos páginas del personaje Jackaroe, en D`Artagnan, 1975.

¿Cómo ve a la historieta actual, en el país?
 El panorama, en verdad no me parece muy alentador, ya que los medios para publicar son cada vez más escasos. Y a pesar de los cambios que imponen los tiempos, el aluvión tecnológico, digital , virtual ( nuevos caminos semi explorados aún), la historieta sigue siendo una de las mas hermosas formas de contar una historia, y nosotros somos como los herederos de trovadores y bardos que cuentan historias en las noches de invierno. Creo que esto no morirá nunca. Y es evidente que aun con las dificultades mencionadas existe un gran amor por este arte en la juventud actual, lo que significa que la mística continúa.Y esto es muy positivo y la fuerza de su contenido encontrara, seguramente, los caminos de expresión que necesita . No creo que la historieta vuelva a ser consumida masivamente, y al contrario si, que va a ir mermando  su área de influencia sobre los lectores hasta quedar reducida a un segmento de fanáticos que nunca dejaremos de necesitarla.

Página de la serie El Virginiano, en revista El Tony, 1980.


Historieta publicada en Súperhumor 16, 1982, con guión de Carlos Trillo
1
2
3
4 - fin